Gatos siameses – Secretos detrás de su belleza

Gato siamés blanco y marrón

El siamés es una de las razas de gatos más populares en el mundo, sus enormes ojos azules y el pelaje que tiene que comienza y termina degradado llama mucho la atención y entran ganas de acercarse a uno por su belleza. Pero lo que pocos saben es que es una de las razas más impredecibles de gatos y uno de los más versátiles para tener como mascota.

Los eruditos dicen que el gato siamés es originario de Tailandia, del reino de Siam, y es conocido en el sudeste asiático como el gato que acompañaba a los reyes, la alta sociedad y cualquier familia de alta alcurnia debía de tener uno para estar a la moda. Pero con el paso de los años, los siameses eventualmente han terminado en Inglaterra, y desde allí han ido “colonizando” otros países y continentes. Al tener un aspecto tan cuidado terminó convirtiéndose en una de las razas más famosas del mundo junto con los gatos persas.

    Del gato siamés llama la atención en cuanto hace acto de presencia, sobre todo por el aspecto, pero también por su temperamento. Si usted está interesado en comprar o adoptar un gatito de esta raza lo primero que debe hacer es conocer todas sus características y ver si es la más adecuada para su familia.

    Amor a primera vista: la bella apariencia de los siameses

    Gato siamés blanco completo

    ¿Quién no ha oído que los siameses son blancos de nacimiento y se les oscurece el pelaje con el tiempo? Esa es la pura verdad. Por lo general, los gatitos siameses nacen con pelaje del cuerpo muy claro o bien en un tono casi de arena, y según van creciendo se crean áreas más oscuras de como será su pelo el resto de su vida.

    Sus bordes más oscuros, que es una característica muy llamativa de la raza, aunque también es una característica que puede variar a medida que el gato se hace mayor. Los tonos más oscuros los solemos encontrar en patas, orejas y cola, pueden ir de un gris oscuro a casi negro con un tono chocolate. Estas características dependen de la genética de cada gato, ya que sólo pueden tener el final de las patas  o piernas oscuras o marrones completas.

    La cara de los siameses tiene una marca triangular, esta sombra oscura hace que resalten más sus famosos y grandes ojos azules, que pueden ser claros o un tono de color turquesa. Se considera un gato de tamaño mediano con el cuerpo muy esbelto y sus piernas son largas y delgadas. La cola es también larga y puntiaguda, siguiendo la forma del cuerpo, y por regla general oscura.

    Es muy común la confusión con el gato sagrado de Birmania, que a menudo se llama “siameses de cola larga” pero es un error muy común, porque los siameses tiene la longitud de la cola de corta a mediana, y nunca llega a tener el largo excesivo.

    El peso ideal de un gato siamés adulto es de entre 3 kg y 6 kg, con una altura media de 20 cm. Llegan a la edad adulta entre 5 y 8 meses, y pueden fijar una presa en la oscuridad mientras corren. Esta raza puede vivir entre 15 y 20 años con salud y bastante agilidad, todo dependerá de su calidad de vida.

    Comportamiento de los siameses: temperamento impredecible

    Gato siamés blanco y negro

    Algunas razas de gatos tienden a ser más inquieto o más tranquilo. Sin embargo, la raza siamés es generalmente impredecibles en los extremos. Son gatos conocidos por ser muy amables y fieles, pero su comportamiento no siempre es el mismo. Algunos gatos que parecen muy activos y a veces adoptan una repentina tranquilidad, algo que puede asustar a algunos propietarios. El punto de partida es entender que es una raza muy independiente y tiene su propio ritmo.

    La socialización es muy importante para cualquier gato y los siameses no son una excepción. Pueden ser muy tímidos con los extraños y celosos de sus propietario si no están acostumbrados desde el principio a socializar con otros animales y seres humanos. Es importante dejar que le deje olisquear e inspeccionar los pies y rodillas de amigos o familiares que visitan la casa, sintiendo olores diferentes y que se acostumbre a ellos.

    Una característica muy notable es su “voz” o maullido, los siameses se comunican mucho a través de los sonidos. Si no es feliz, maúlla, si él es feliz,maúlla, si tiene hambre, también maúlla. Es una gran compañía para aquellos que les gusta hablar con el gato y ser contestados para no sentirse solos. También son muy curiosos e inteligentes, lo que les permite aprender muchos trucos y la situación de las cosas rápidamente.

    Gato Siamés con cara grisacea

    Si tiene familia, no se preocupe, conviven perfectamente con niños y otros animales, siendo muy cariñosos y pacientes con los más pequeños. Intentan seguir el ritmo de crecimiento del niño para que aprendan a correr y jugar, pero también saben mantener la calma si el niño no se comporta como debería.

    La castración se recomienda si no tenemos la intención de criar camadas y así se evita el fuerte temperamento que tendrá nuestra gata en la época de celo, bastante común en los siameses ya que llegan a la pubertad antes que otras razas, y pueden coger desprevenido al propietario de un cambio de comportamiento muy rápido y sin razón.

    La castración, especialmente en los machos, también evita que se escapen a explorar otros sitios buscando la procreación o, por ejemplo, para evitar que se caigan de sitios elevados si el gato está conviviendo en un apartamento que no sea una planta baja.

    Para controlar sus arrebatos de felicidad y adrenalina debemos proporcionarle algunos juguetes que le distraigan. Un rascador y ovillos son ideales para conseguir que no se aburran. También es bueno, si tenemos un jardín, hacer que los gatos se suban a los árboles para que exploren las alturas, así evitamos que estén limitados a un único plan que les aburra y terminen mordisqueando o arañando muebles, zapatos o sofás.

    Cuidados necesarios de su gato siamés

    Gato siamés facciones egipcias

    A pesar de ser un gato muy popular, los siameses también son bastante frágiles. El pelo se les cae mucho, y pierden gran parte con el cepillado necesario diario, además se lame mucho ya que lame y de esta manera se le crean más fácilmente bolas en el estómago. También necesitan ayuda con el cuidado dental y la higiene diaria para evitar la proliferación de bacterias que pueden causar mal olor.

    Pueden haber exceso de secreción ocular y nasal, que afecta al bienestar del animal, causando incomodidad extrema. Es importante mantener los ojos y la nariz siempre limpio, sin dejar ningún residuo seco, ya que sólo se acumulan y acaban cerrando los conductos nasales pudiendo dañar la visión de la mascota. Algunos propietarios de ver de repente que su gatito está con los ojos pegados, se desesperan, pero eso es sólo la acumulación de esta secreción, que puede evitarse fácilmente a través de un trapo de algodón humedecido con agua que debemos usar todos los días.

    Debemos tener mucho cuidado con la comida del gato siamés, es un punto extremadamente importante, porque tienen facilidad de desarrollar problemas de piedras en los riñones y la vejiga. La calidad de los alimentos, combinada con una buena hidratación, previene al gatito de sufrir de estos problemas. Por lo tanto, es importante que las visitas al veterinario sean regulares, aunque sólo sean para comprobaciones rutinarias y una buena orientación del profesional en el cuidado del agua y la dieta adecuada para la edad y el peso del gato.

    Un problema que también implica la alimentación es la tendencia de desarrollar grandes variaciones en el peso, tales como la delgadez excesiva o incluso la obesidad. Al no tener las piernas robustas y fuertes, es importante que el gato no coja sobrepeso, puede desarrollar debilidad en las extremidades y terminar con movilidad reducida, que provocaría que engordase más aún. Así que debemos estar atentos a posibles problemas como la diabetes, si queréis saber más información acerca de como detectarla os recomiendo que os leáis el siguiente artículo de cómo controlar el nivel de azúcar en los gatos para evitar la diabetes.

    Gato siames con estrabismo

    También es común encontrar gatitos siameses que sean bizcos. Esto no es un problema, es una característica de la raza, algunos gatos pueden vivir perfectamente bien con su estrabismo. Sin embargo, una evaluación médica es crucial para conocer todas las limitaciones que un estrabismo agudo puede tener sobre él. Algunos gatos muy bizcos deben someterse a la corrección de ojos mediante cirugía y tratamientos específicos para tener un cuidado de la visión.

    Los gatos siameses son elegantes y activos, todo el mundo los ama y sabe cómo son. Si tiene interés realmente en un gato siamés, recuerde que debe tratarlo con amor y saber lidiar con su independencia, al mismo tiempo que sabe que puede variar el comportamiento de todo en cualquier momento. Es una muy buena raza de gato para llevar a casa, y también una gran compañía, pero requieren una cantidad considerable de atención, consideración, amor y un dueño siempre bastante comprensivo.

    Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

    También te podría gustar...

    Deja un comentario

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies